Cartas de amor a Stalin

 

CARTA DE AMOR AL TEATRO

Decir que existen tantas formas de pensar, escribir, producir, dirigir, actuar el teatro por parte de los oficiantes de este arte ancestral puede parecer algo obvio. Sin embargo, fascinándome todo lo relacionado con una escena interdisciplinaria o postdramática, siempre me causa un especial placer encarar una puesta en escena desde la esencialidad de un texto y unos actores en un espacio “casi” vacío. Además, cuando tienes a tu disposición ambos mimbres parece evidente que resulta sencillo hacer un buen cesto. Ciertamente no soy tan fatuo como para pensar que lo que a mí me cause un gran placer se trasmita de forma mimética a los espectadores. Todo proceso de creación escénica se convierte en un combate en el que fantasmas reales e imaginarios aparecen en cada sesión de trabajo y, por eso a veces las fantasías no concuerdan con las evidencias vertidas en el escenario. Afortunadamente cuando se cuenta con un elenco tan comprometido y talentoso, con un sistema de producción que te protege y te libera de las tensiones de gestión y con un texto como el de Mayorga, cabría afirmar que cualquier dislate que se produzca sólo cabe achacárselo a quien esto firma.

“Cartas de amor a Stalin” se convierte en la cuarta propuesta de dirección que hago por el mundo. Antes fue en España, Portugal y Venezuela y, ahora en ésta, mi segunda patria teatral, que me acoge siempre con tanto cariño y generosidad.

¿Por qué volver tantas veces sobre un texto contemporáneo cuando parece que el sueño de muchos es revisitar por siempre a Shakespeare u otros clásicos?... Pues muy sencillo, porque este texto teatral de Juan Mayorga me apasionó desde que lo leí el primer día y sigue pareciéndome, no sólo de una gran actualidad, sino también de una gran valía escénica.

Los tres ejes sobre los que mi posible e individual y por tanto, muy subjetiva lectura escénica de su texto transitan y tienen que ver con  temas fundamentales de mi propio imaginario cultural. Por un lado, las peligrosas, tortuosas y sinuosas relaciones entre el PODER y los llamados INTELECTUALES (sean éstos de cualquier campo de la cultura, el arte o el espectáculo). Escribir desde la disidencia pero luego anhelar títulos, premios o la cercanía con las instituciones gubernamentales, es pan de todos los días desde que el arte y la cultura necesita de la financiación de esos poderes no solo para sobrevivir, sino también para mantener un status… Bulgákov odia a Stalin pero en su mente desea que éste le invite al Kremlin para hablar de los logros de la Revolución. Fácil metáfora para extrapolar a nuestros presentes inmediatos.

El segundo eje es la propia producción de la creación artística, sus complejos mecanismos y sus extraordinarias invenciones… El lenguaje artístico, a veces, se desarrolla en las más terribles condiciones de censura, de precariedad económica o de situaciones personales lamentables… ¿Podemos concebir “El maestro y Margarita”, como tantas obras escritas bajo la opresión, sin encomendarnos a razonamientos diabólicos?

Y por último, esta obra de Mayorga es un canto a la teatralización de la propia vida, a las simulaciones que tenemos que encontrar para no sucumbir a las depresiones que el terrorismo cotidiano nos impone… Bulgákov inventa su fantasma de Stalin que, a veces representa a través del cuerpo de su mujer y al final percibe como un gran fantasma privado que, como en un vodevil, le desplaza a su infierno personal.

Tres razones para volver a montar este texto. Muchas más para escribir cartas de amor al teatro como soporte de una memoria activa que nos ayude a enfrentarnos a los desastres cotidianos.

Guillermo Heras

 

Cuarto ciclo: Nuevas teatralidades

 

 

De Juan Mayorga

Dirección Guillermo Heras

Escenografía Guillermo Heras

Iluminación Kay Pérez

Vestuario Estela Fagoaga

Caracterización Mario Zarazúa

Producción ejecutiva SEAMONK, S.A. DE C.V.

 

Reparto

Stalin Luis Rábago

Mijail Bulgákov Juan Carlos Remolina

Bulgákova Gabriela Núñez/ Mariana Giménez


*Todos los actores de la Compañía Nacional de Teatro son becarios del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

 

Sinopsis

Mijail Bulgákov, reconocido escritor ruso, padece la represión del régimen stalinista: hay una prohibición expresa que impide la representación de sus obras teatrales y la publicación de sus novelas. Sumido en la desesperación, decide escribir al líder soviético una carta persuasiva. No hay respuesta. La mujer de Bulgákov, amorosamente, ayuda a su marido a buscar estrategias para concebir la carta perfecta, aquella que pueda ablandar el ánimo férreo de Stalin. No hay respuesta. Hasta que un día, inesperadamente, Stalin llama por teléfono. Parece que por fin Bulgákov será recibido en el Kremlin. La llamada se corta de improviso...Así, se inicia un periplo por la locura y la desolación que llevará al brillante autor a navegar entre la realidad y el delirio. En la confrontación con sus propios fantasmas se gestará "El maestro y Margarita". Y mientras la Bulgakova comienza a perder la esperanza, para Bulgákov sólo hay una pregunta: ¿El teléfono volverá a sonar?

 

Asistentes de dirección Mariana Hartasánchez y Rolando Martínez

Asistente de producción Rolando Martínez

Realización de escenografía Taller de escenografía CNTeatro

Realización de telones Vicente Arriaga

Pintura escénica y realización de utilería Taller de pintura escénica, utilería y atrezzo CNTeatro

Realización de vestuario Israel Ayala, Uniformes La Naval y Carmen Martínez

Realización de zapatería Francisco Piña

Agradecimientos: Embajada de España en México y Coordinación Nacional de Teatro del INBA

 

Estreno jueves 13 de septiembre de 2012

Temporada del 14 de septiembre al 18 de noviembre de 2012

Teatro Casa de la Paz de la Universidad Autónoma Metropolitana

13 al 15 de enero de 2013

 

Teatro Obrero, Zamora, Michoacán.

17 al 19 de enero de 2013

 

Mérida Fest

Teatro Daniel Anaya, Mérida, Yucatán.

23 de junio de 2013

 

Festival y Encuentro Centroamericano de Teatro

Teatro de la Aduana, San José, Costa Rica

 

Temporada 2015

Teatro Julio Jiménez Rueda

 

2o Festival Poza Rica de las Artes