El malentendido

 

El malentendido es la versión dramática de un recorte de periódico que encontró Albert Camus, su escritor en 1935. En esta nota se informaba que un hombre había vuelto a la casa familiar para reencontrarse con su madre y su hermana, quienes en ese momento se dedicaban a una actividad poco lícita, de la que el mismo hombre fue víctima.

Estrenada durante la Segunda Guerra Mundial, mientras los aliados desembarcaban en Normandía, esta obra expone la complejidad humana, el universo que atrapa en la inmovilidad a personas cuyo fin es cumplir su deseo; seres humanos cercados por la corteza que resguarda sus emociones ante la pérdida de la vida, la posibilidad de un cambio de fortuna y el temor de asumirse ante sí y ante una presencia inmutable que para cada uno tiene distinto significado. A 66 años de su primera presentación, El malentendido de Albert Camus refrenda su vigencia en el 2010, año en que se celebran 50 años del fallecimiento del autor argelino.

Esta puesta en escena fue estrenada en el Teatro Casa de la Paz de la Universidad Autónoma Metropolitana. Dirigida por Marta Verduzco y protagonizada por Ana Ofelia Murguía, ambas actrices eméritas del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, contó con escenografía e iluminación de Gabriel Pascal y música original de Joaquín Gutiérrez Heras.

 

Sinopsis:

Un hombre que dejó la casa materna dos décadas atrás, vuelve, casado a compartir felicidad y fortuna con su madre y hermana, quienes atienden un hostal y realizan acciones inaceptables, con la intención de reunir lo necesario para ir al país del sol y del mar. El silencio y la memoria endurecida propician un malentendido que detona la tragedia de una familia en tensión.

 

Mientras se ensayaba El malentendido, su autor, Albert Camus (Argelia 1913 –1960), preparaba la publicación del periódico clandestino Combat, cuyos antecedentes parten del movimiento de resistencia en el París ocupado por los nazis; al mismo tiempo, aquel 6 de junio de 1944, las Fuerzas Aliadas desembarcaban en Normandía.

Algunos días después, cuando la prensa informaba con grandes encabezados sobre la batalla de Cherburgo y su ofensiva soviética en la región de Vitebsk, se celebró el ensayo general de El malentendido en el teatro Les Mathurins, al que se impusieron restricciones de energía eléctrica que interrumpieron algunas funciones de la temporada.

Aunque artistas e intelectuales acudían a los estrenos en Les Mathurins, incluidos los amigos de Camus, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, la atmósfera social no era propicia para la recepción de una obra compleja sobre la condición humana y sus conflictos éticos y sicológicos. Igualmente complicada y aparentemente confusa era la vida intelectual y política del París de aquella época, en una Francia escindida entre los colaboracionistas y la resistencia, pero ahogada en un abismo en el que a veces no era claro quién estaba de qué lado.

La obra se escribió inspirada en una noticia publicada en el diario La Dépêche Algérienne en 1935, en la que dan cuenta de un trágico malentendido entre una madre y su hijo que, tras una ausencia de 20 años, volvía a Yugoslavia. Camus recortó el artículo que más tarde desarrolló prodigiosamente para llevarlo a la escena.

Tras su estreno, la prensa parisina destacó el elemento de surrealidad que trasciende y ennoblece la vida cotidiana. El 16 de julio de 1944, el periódico colaboracionista Parisier Zeitung, publicó una crítica favorable: “El malentendido de Camus es una obra de esas anticipadoras. La forma y la idea están curiosamente en ella entretejidas, pero lo esencial está claro. El malentendido, más que cualquier otra obra, toca el fondo del mar que nos rodea, así como toda la existencia espiritual y moral del hombre. Parece afirmar que el hombre de hoy no puede esperar un futuro más que a condición de saber renovar las bases mismas de su existencia.”

Albert Camus, provocador nato, escribió sobre su obra, trece años antes de obtener el Nobel: “Torpezas de detalle, prolijidad más grave, cierta indecisión en el personaje del hijo, todo esto puede molestar justificadamente al espectador. Pero, en cierto sentido, por qué no reconocerlo, tengo la impresión de que algo en mi lenguaje no se ha entendido y que esto tan sólo se debe al público”.

El crítico y dramaturgo Henri–René Lenorman vaticinó entonces: “Puede que dentro de veinte años El malentendido se acepte en su plenitud y su esplendor presentes.”

 

                     10 El malentendido                      10 El malentendido
  Temporada 2010-2013   Temporada 2015