Teresa Rábago

 

En relación a sus estudios, se fue formando bajo un sistema autodidacta como estructura fundamental a través de cursos, talleres, seminarios, y prácticas escénicas, en un constante ejercicio de preparación, con maestros como: Héctor Mendoza, José Luis Ibáñez, Luis de Tavira, Diego Piñón, Luis Rivero, entre otros. Ha participado en más de veinte puestas en escena, dirigida por Juan Antonio Hormigón, Martha Luna, Héctor Mendoza, Alejandro Aura y Luis de Tavira. Ha colaborado como docente en La Casa del Teatro, A. C. y en el proyecto de Teatro Escolar, como instructora de talleres de perfeccionamiento actoral. Fue parte del Taller del Sótano, grupo de teatro independiente, con el que participó en Festivales Nacionales e Internacionales. Es parte del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro desde 2008 y hasta la fecha ha participado en las obras Ni el sol ni la muerte pueden mirarse de frente como la Madre y como Creón; en Edip en Colofón como integrante del coro; en Ser es ser visto como elemento del coro final; en Egmont como la Madre de Clara, Zoot Suit como Dolores Reyna; en Entre guerras como la Madre; en El trueno dorado como la Duquesa de Santa Fe de Tierra Firme y Doña Paulita; en El día más violento como Carmen Serdán vieja; en Noches islámicas a una vieja coja; en Misericordia a Erinia; en Inanna personificó a Nigal, madre de Inanna, y a Sirtur, madre de Dumuzi; en La sangre de Antígona es parte de coro; en Coriolano II interpreta a Insurrecta y Payaso; en Noche y niebla interperta al personaje de Odilia, mujer que pierde a sus hijos en un tema de desapariciones forzadas; en Proyecto Leñero participa como la viuda Josefina; en La panadería personifica a Viuda Queck y Sin trabajo exobrera.